VALENTINA GUERRERO MARÍN

Como observar una planta
que pareciera no moverse






Como observar una planta
que pareciera no moverse

vitral y marco metálico a la pared

40 x 55 cm

2022
La pieza se basa inicialmente en una experiencia personal de infancia:

A los 6 años no podía diferenciar las cosas vivas y no vivas. A pesar de estar en el club de ciencias, sudaba cada vez que la profesora hacia dos círculos en la pizarra con los  títulos VIVO / NO VIVO, y una serie de elementos azarosos dibujados al redor que había que ir ubicando en uno de los dos círculos. Nunca  los entendí. Hasta que un día mi mamá me dijo que tocara una Mimosa.

Como observar una planta que pareciera no moverse es una pieza vitral que busca jugar con el movimiento, la proyección de imágenes y las posibilidades cambiantes de la representación. Los juegos de luces y sombras de las figuras poco codificables que proyectan los vidrios de color, aluden a la noción de que la naturaleza es una construcción discursiva, y por ende sus formas y concepción son relativas y dependientes de las interrelaciones entre actores humanos, semiótico-materiales y no humanos.

Mucho tiempo me guie por el deslizamiento que confunde las representaciones, los modelos y los signos que sustituyen a los objetos materiales, con los objetos mismos. Un vórtice del lenguaje que me terminó por escupir, llevándome a reconocer que el mundo no esta fabricado, en el sentido de creado a partir de las practicas culturales, ni su existencia es independiente de las interacciones humanas. Más bien la realidad se forma a partir de un mundo de fenómenos complejos en relacionalidad dinámica. Que un objeto físico puede ir tanto en el circulo de las cosas vivas, como en el de las no vivas.